Category

Noticias

Uruguay: 3 claves para el desarrollo.

By COLUMNA DE OPINION, Noticias No Comments

Las cosas pueden ocurrir “porque si”, por el simple paso del tiempo, por costumbre, por innovación y disrupción aislada, o pueden ocurrir de forma planificada, diseñadas estratégicamente para aprovechar mejor nuestras fortalezas y oportunidades. ¿Cuál de estas dos visiones logrará maximizar resultados? Indudablemente la gran mayoría optará por responder que cuanto más planificadas y analizadas, las iniciativas puestas en marcha, se obtendrán mejores beneficios y retornos.

Aplica también para el desarrollo productivo de los países y en particular para el nuestro. Por supuesto que este tipo de análisis debe ser dinámico. Las formas de producir cambian, la tecnología evoluciona, y las personas sienten mayor afinidad o sensibilidad para dedicarse a tal o cual tarea. 

Por tanto, estas líneas, son una invitación a pensarnos y re-pensarnos, de por dónde pasan las claves productivas que nos acercarán al desarrollo. En tiempos y geografías que se caracterizan por cierta escasez de recursos fiscales, le priorización y selectividad, pasan a ser decisivos en la consecución de objetivos. Esta limitante nos lleva al primer interrogante: ¿A qué sectores productivos debemos priorizar?

Otra característica de nuestro tiempo es, más allá de retrocesos internacionales de tipo coyuntural, la apertura económica y comercial de los países. Esto provoca inequívocamente que las diversas naciones deban concentrarse en producir aquellos bienes o servicios para los que son eficientes, y adquirir del resto del mundo aquellos bienes o servicios para los cuales no se es eficiente o directamente se carece. Forzar la máquina de la ineficiencia, por un aparente beneficio presente, es asumir irresponsablemente costos futuros. Para no hacer mención a cuestiones de tipo local o regional, pensemos en el sistema de protección de producción agrícola europeo, el costo de su protección excede el costo de económico de afrontarlo. Pone en juego negociaciones con terceros bloques o países, y coloca al viejo continente en un extraño pero frecuente síndrome de “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”. En suma, este análisis nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Para qué somos buenos? ¿En qué sectores encontramos eficiencias o ventajas comparativas?

Además, a la hora de pensar en dónde colocar énfasis de promoción, debemos tener en cuenta otros dos grandes factores. Que lo producido sea realmente demandado y apreciado (podemos ser muy buenos en algo pero que carece de valor) y a la vez que genere la mayor cantidad de empleo posible. Porque si bien este punto ha quedado para el final en el criterio de análisis, es el objetivo subyacente de toda planificación productiva nacional: la creación de empleo genuino como medio de vida y realización de la persona.

Bien, llegado este punto, propongo sin pretender agotar aquí el análisis, intentar responder las interrogantes expuestas a través de lo que creo son las tres claves a priorizar para avanzar hacia el desarrollo.

La primera es aprovechar nuestros recursos naturales para continuar produciendo alimentos. Hemos probado que no solo sabemos producir alimentos de buena calidad, sino que también conseguimos rendimientos eficientes de los recursos. Este factor debe actuar de forma integrada con otros sectores de actividad nacional. Hoy no se concibe la producción agropecuaria, sin la intervención de servicios profesionales, sin investigación y desarrollo, y sin la incorporación de tecnología. Aquí tres tipos de productos por su impacto en el empleo sectorial, y arraigo social rural deberían prioridad: carne, lácteos y arroz. En un mundo que evoluciona, la aparición de nuevas formas de producir, incluso de generar proteínas de probeta, seguramente hagan valorizar a través del tiempo al producto natural, alimentado a pastura, 100% trazable, sin hormonas, ni antibióticos ni otras proteínas de origen animal (Never Ever 3). Además de atributos diferenciadores como una “Marca País”.

Una segunda clave es el desarrollo de eslabones productivo de tipo industrial de ciertas cadenas globales o regionales de valor. Por nuestra escala y condiciones, difícilmente podamos desarrollar el concepto de industria total, posiblemente arriesgar recursos con este fin, termine por forzar la máquina de la ineficiencia. Por el contrario, debemos identificar e intentar posicionarnos en la fabricación de partes de algún proceso industrial en el que podamos ser particularmente buenos, o encontremos ventajas competitivas. A modo de ejemplo, nuestro vecino, Argentina tiene la reserva de litio más importante del planeta, seguramente sea el “petróleo” de las próximas décadas. Hay trabajo de especialización para transformar ese recurso natural en energía consumible (baterías) e investigación para realizar una utilización cada vez más eficiente de ese recurso. Tenemos desafíos concretos para identificar clusters industriales en los cuales poder aportar nuestro eslabón productivo. 

La tercera clave, son los servicios. El comercio mundial de servicios se ha comportado mucho más dinámico que el de bienes. En general, es capaz de generar mayores oportunidades y con mejor remuneración. El valor en el mundo migra desde lo hard a lo soft, desde la propiedad al uso, desde los bienes a los servicios. Uruguay viene demostrando que tiene condiciones para destacarse en la materia. Hoy ya nuestro principal ítem de exportación no es un bien, es un servicio y se llama turismo. Pero no solo turismo, los servicios en sentido amplio, y en particular los vinculados con el uso de la informática y la tecnología. En estos días, Yahoo Finance destacaba las condiciones de nuestro país para el desarrollo de estas actividades, sumamente compartible. 

En fin, como quizás se habrá notado hay dos ingredientes que serán condición necesaria para poder avanzar en este sentido: no es viable nuestro desarrollo productivo sin inserción internacional. La que debe ser diversa, inteligente y útil. Y el segundo, es la formación y educación, a riesgo de no pode avanzar por carencia de calificación. 

El futuro ya llega, el mundo no nos espera, pero estamos a tiempo.  

Involucrarse para aprender

By Noticias No Comments

[1] Los datos presentados caracterizando a las MicPymes en Uruguay fueron extraídos de la última Encuesta Nacional de MiPymes publicada en 2020, con la situación a 2017.

El año pasado, el ecosistema emprendedor nacional tuvo su momentum al ver cómo una empresa nacida en Uruguay, d-local payments, logró pasar a la historia abriendo una porción de su capital en la bolsa ubicada en Nueva York, Nasdaq, alcanzando una valuación mayor a los USD 9.000 millones en las primeras sesiones. 

La empresa emplea a unas 400 personas (no todas en Uruguay), en general con perfil calificado alto con una remuneración promedio mayor a los USD 4.400 mensuales, según datos de 2021. 

La historia de una compañía que en muy pocos años ha logrado desarrollarse, internacionalizarse, crecer y cotizar en una de las principales bolsas internacionales, naciendo desde una economía limitada como la nuestra, merece ser contada. Pero además, merece un llamado a la reflexión. ¿Cómo hacer para ir por más? Más emprendimientos innovadores, que agreguen valor, capaces de generar trabajo de calidad, de colocar a Uruguay en el radar del mundo del futuro. 

Claro que no planteo que el caso d-local sea la regla, tanto en dimensiones como en repercusiones, pero sí que el camino que ha transitado no haya sido en vano para el conjunto de la sociedad. 

Casi por natura, las empresas nacen pequeñas o en el mejor de los casos medianas. Analizar pues cómo germinan la mayoría de los proyectos en nuestra economía nos asisitirá en el diagnóstico o punto de partida.

Educación, educación, educación.

Un proceso de desarrollo virtuoso precisa inequivocamente de un sistema educativo diseñado y pensado. Es un engranaje clave. Cómo formamos y en qué formamos a nuestros niños y jóvenes es el ecosistema social y económico que construimos. Desde disciplinas actuales y necesarias, la inevitable formación en tecnología y sus diversos lenguajes, hasta la transmisión de valores de comunidad.  Formación para que cada uno pueda desempeñarse y realizarse, y también para emprender. La calidad de éstos, está estrechamente vinculada a la capacidad de innovar. 

En Uruguay, aquellos que logran emprender tienen un perfil educativo más elevado que el resto de la población. En efecto, un 33% de los empresarios de MicPymes tiene formación terciaria, mientras que en la población en general los que tienen formación terciaria mayores de 25 años representan el 20%. 

Por otra parte, existe un claro aumento del nivel educativo conforme crece el tamaño de los emprendimientos. Por ejemplo, el 32 % de los microempresarios posee educación terciaria o superior, cifra que aumenta a 37 % entre las pequeñas y llega a 46 % en las medianas. 

Además, el 45% de las mipymes desarrollan procesos de innovación. Si se considera el perfil del empresario, existe una clara correlación positiva, entre el nivel educativo del dueño y la innovación de la empresa. Así por ejemplo, de las empresas lideradas por empresarios que alcanzaron hasta primaria innovan el 34%, mientras que los que alcanzaron formación terciaria innova el 50%.

Es claro pues, que para tener un ecosistema emprendedor saludable, innovador y pujante, se debe apostar al proceso educativo como base fundamental. Además las brechas educativas, determinan la calidad de los emprendimientos, limitando a aquellos que menos formación han recibido. 

Con bolsillo propio o “se pasa la gorra”

Otros de los elementos claves para emprender, es el capital inicial. En Uruguay los emprendimientos comienzan en su inmensa mayoría con capital propio o con préstamos de familiares y amigos. La fuente inicial de financiamiento de las micro empresas es 81% capital propio y 14% préstamos del círculo cercano del emprendedor, en empresas pequeñas estos porcentajes son el 77% y 12%, y en las medianas empresas 75% y 9% respectivamente. Por tanto, la situación económica de los fundadores o el circulo de contactos para fondearse, también es determinante. 

No es sencillo el acceso al crédito en general en nuestro medio y menos para el inicio. Agencias estatales de emprendimiento e innovación como la ANII o ANDE deben jugar un rol clave y dinamizador para que ideas con fundamento de negocio puedan ver la luz.

Adicionalmente, urge revitalizar nuestro sistema de mercados de capitales. De modo que las empresas uruguayas tengan escalas de apertura de capital previas a tener que llegar a bolsas internacionales. Las veces que se ha puesto a disposición de particulares instrumentos de inversión masivo, la demanda ha superado a la ofera. A vía de ejemplo, el fideicomiso del parque eólico Pampa, tiene 4.000 inversores locales minoristas. Queda la sensación que faltan instrumentos y no pequeños ahorristas dispuestos a ser pequeños inversores, que apalanquen a nuestros emprendimentos.  

Incentivos precisos.

d-local ha desarrollado sus actividades en Uruguay bajo el régimen de zonas francas con una exención total de impuestos nacionales. Régimen que tiene como objetivos fundamentales atraer inversión, promover las exportaciones y generar empleo. Objetivos loables y compartibles, que el plan de negocios de la empresa parece haber cumplido satisfactoriamente. El diseño de incentivos a la inversón y al emprendimiento, nos lleva al ejercicio permanente de evaluar qué más se puede hacer, por dónde debe pasar su actualización y qué aspectos priorizar. 

En un país caracterizado por su envejecimiento poblacional, y por cierto también de su clase dirigente a todo nivel, donde asumir “el paso al costado” cuesta muchisimo y los procesos de planificación sucesoria son excepcionales, encontrar emprendimientos como d-local, donde sus fundadores han confiado el liderazgo a jóvenes talentos, humildes y formados, es digno de mención y admiración. 

“Dime algo y lo olvidaré, enseñame y lo recordaré, involúcrame y aprenderé”, afirmó Benjamin Franklin. Tenemos más de un desafío. No olvidar esta historia, recoger sus enseñanzas, y sobre todo involcurarse, por opción, para aprender cómo ir a más. 

Facebook: entre el nombre y la esencia

By COLUMNA DE OPINION, Noticias

“En el reino de los fines todo tiene un precio o una dignidad. Aquello que tiene precio puede ser sustituido por algo equivalente; en cambio, lo que se halla por encima de todo precio y, por tanto no admite nada equivalente, eso tiene una dignidad” Immanuel Kant.

En 2010, la prestigiosa revista TIME nombró a Mark Zuckerberg, creador de la red social Facebook, como personaje del año. El medio otorga esta distinción a personajes destacados por los aportes que realizan a la sociedad. El potencial y atractivo valor ofrecido por Facebook a la comunidad en sus comienzos, era enriquecer de algún modo la comunicación entre las personas. Alcanzó a generar increíbles historias de encuentros y re-encuentros, al menos a traves de la pantalla. ¿Quién no se re-encontró con un viejo conocido que hacía años habia perdido contacto? Además, con la funcionalidad original de compartir fotos con toda una comunidad, reivindicó los saludos de feliz cumpleaños, y nos trae nostáglicos recuerdos como testigo oculto del paso del tiempo. ¿Qué podía salir mal?

Años después, la misma revista TIME, volvió a llevar en portada a Mark Zuckerberg. Esta vez muy lejos del prestigioso reconocimiento, invita a borrarse de su aplicación más famosa. ¿Qué pasó en 12 años? El crecimiento económico vertiginoso de su emprendimiento lo ha llevado a tierras lejanas. En ese proceso ha ido incorporando otras plataformas de interacción como WhatsApp e Instagram, creando una especie de monopolio en torno a las comunicaciones y al manejo de datos personales y corporativos. Además de los sospechados mecanismos para generar adicción al uso e incrementar el consumo.¿Dónde están los límites? ¿Quién los decide en economías de mercado basadas en la libre empresa?

Jean Tirole, premio Nobel de Economía (2014), en su libro  “La economía del bien común” dedica un capítulo completo a tratar los llamados límites morales del mercado, estableciendo una clara diferencia entre dichos límites y las consensuadas fallas del mercado. Recordemos que dentro de las típicas fallas del mercado encontramos a aquellas basadas en las asimetrías de información,  aquellas que generan externalidades y las internalidades, o sea situaciones en que los individuos actúan en contra de su propio interes. Existen pues, amplios consensos en la incapacidad del “mercado” para solucionar varios problemas emergentes en la sociedad, y que por tanto requieren intervención. Desde la construcción de bienes de uso público como una plaza, hasta identificar e implementar políticas redistributivas. En cuanto a las internalidades, se transita en zona de riesgo al pretender intervenir el mercado para evitar que un sujeto tome decisiones que van en contra de su propio interés, un trade off entre atentar contra libertidades individuales y evitar un mal mayor. 

Volvamos a los límites morales del mercado que se derivan de posiciones éticas o de rechazo a determinado tipo de actividades. Por supuesto que habrá quien crea, por ejemplo, que Facebook está en todo su derecho de maximizar sus beneficios a traves de las prácticas descritas, y estarán quienes crean por el contrario, que los límites se han traspasado hace tiempo y la sociedad ha tenido demasiada tolerancia a practicas alejadas de la moral.  

Uno de los limites morales que se suele imponerse al mercado es la dignidad humana. En el caso del uso y abuso de redes sociales, en las que se sospecha continenen estrategias adictivas, nos encontramos frente una actividad absolutamente consentida entre el individuo y la plataforma o red. A pesar de esta caracteristica de voluntariedad, no exsite mecanismo de protección social alguno para los colectivos potencialmente afectados. Y frente a la ausencia total de estos mecanismos, la contrarespuesta son prácticas abusivas que retroalimenten la adicción.

La condena social, como lo ha hecho la revista TIME, es un síntoma sobresaliente del desbarranco moral y un buen instrumento para calibrar conductas. ¿Es suficience para que agentes económicos y el conglomerado de redes modifiquen comportamientos? Posiblemente no. Hace falta mucho más que un cambio de nombre para cambiar la esencia. 

Lo límites morales del mercado, vienen a decirnos que no hay un “vale todo”. Que no todo se compra y se vende. Aquel inocente ciber re-encuentro con algún antiguo conocido, no sería gratis. La mercantilización abusiva termina por erosionar la creación genuina de valor detrás de una idea.

Ya no basta con ofrecer un prodcuto o servicio de calidad, ya no es suficiente satisfacer el apetito de rentabilidad de inversores y accionistas, de las empresas hoy se espera bastante más. Creación de circulos virtuosos, dignificantes y sostenibles. Y de mínima, el respeto consciente a los límites morales, si bien aún subjetivos y difusos, los suficientemente intuitivos como para no obviarlos.        

Bienvenidas a Uruguay, SAS.

By Noticias
Columna del Dr. Esc. Augusto Cibils con la colaboración del Dr. Juan Patricio Grondona.

Predominio absoluto de las SAS como vehículo jurídico para desarrollar negocios en Uruguay.

Las Sociedades por Acciones Simplificadas (“SAS”) son una reciente figura societaria creada con el objetivo de simplificar el proceso de constitución de una empresa en nuestro país.

Desde su nacimiento en el año 2020, dichas sociedades se han convertido en un vehículo útil y eficaz, que está siendo elegido con gran frecuencia por los operadores en comparación con las demás formas societarias ya previstas. 

La avidez del empresariado a volcarse por esta clase de sociedad comercial fue inmediata y los profesionales nos hemos visto inundados de consultas respecto a su creación (o conversión) y las ventajas que las SAS presentan frente a otras clases de entidades (como por ejemplo la SA, SRL y unipersonales, principalmente).

Un claro indicador de la popularidad que han adquirido las SAS se traduce en el importante número de sociedades constituidas en el poco tiempo que lleva su instrumentación, aún en tiempos de pandemia. 

Traducido a números, en el año 2020 la SAS ya fue el tipo societario preferido por los operadores, seguido muy de cerca por la SA y duplicando el número respecto a las SRL. En 2021, la tendencia a favor de las SAS se fue consolidando. En efecto, se constituyeron más del doble de SAS que SA y casi cinco veces más SAS que SRL.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS POR LAS CUALES LOS OPERADORES ELIGEN LA SAS? ¿QUÉ VENTAJAS ORECE FRENTE A OTROS TIPOS SOCIETARIOS?

A continuación, compartimos algunas ventajas que las SAS ofrecen para emprendedores y MIPYMES (micro, pequeñas y medianas empresas) para el desarrollo de sus proyectos.

i) AUTONOMÍA DE LA VOLUNTAD: un principio fundamental de las SAS es el de la autonomía de la voluntad. Con las SAS, los accionistas son libres de regular el estatuto de la sociedad de acuerdo a las exigencias propias de su negocio. Como se podrá ver más adelante, los accionistas pueden regular en el documento constitutivo, el funcionamiento diario de la sociedad, en especial, cuestiones atinentes al objeto, tipo de acciones, órgano de administración, forma de resolver los conflictos societarios, entre otras.

ii) CELERIDAD Y ECONOMÍA: existen dos características de las SAS muy vinculados entre sí, que son el de celeridad y economía. Las SAS pueden constituirse en un plazo significaticamente menor en comparación con otras sociedades comerciales como las SA y SRL, y con costos menores, ya que no requieren de publicaciones en el Diario Oficial y otro diario local. Incluso, las SAS, a diferencia de las SA, no son sujetos obligados al pago del Impuesto al Control de las Sociedades Anónimas (ICOSA), ni deben abonar proventos por su constitución ante la Auditoría Interna de la Nación. Actualmente, existe un procedimiento transitorio de constitución de las SAS previsto en el Decreto Reglamentario, según el cual la Dirección Nacional de Registros facilita modelos de estatutos a los operadores para que los mismos sean aprobados rápidamente.

iii) DIGITALIZACIÓN: se prevé la posibilidad de constitución de las SAS a través de medios digitales. En Uruguay aún no es posible esta alternativa que se encuentra presente en el Decreto Reglamentario al impulsar el “Proyecto SAS Digital”, pero se espera dicha implementación a la brevedad, lo que simplificaría el trabajo de todos los operadores. 

iv) PROTECCIÓN PATRIMONIAL: los accionistas no son responsables por las obligaciones sociales, más allá del monto de sus respectivos aportes. Incluso, se aclara expresamente en la ley que los accionistas no serán responsables por las obligaciones laborales o tributarias en las que incurra la sociedad. Lo anterior es una ventaja de las SAS respecto de las SRL así como las demás sociedades personales, en las cuales los socios pueden responder en forma personal por deudas sociales de naturaleza laboral, previsional o tributaria.

v) AGILIDAD: otra ventaja fundamental de las SAS, es que, en principio, no se encuentran sometidas al control estatal por parte de la Auditoría Interna de la Nación (en adelante, la “AIN”), como sí ocurre con las SA. De acuerdo al artículo 10 de la LFE, las SAS solamente estarán bajo dicho control estatal en caso de que al cierre del ejercicio obtengan ingresos anuales superiores a las 37.500.000 UI (Unidades Indexadas), salvo respecto a la constitución y modificación de los estatutos, que no requieren intervención de la AIN. 

CONCLUSIONES

En primer lugar, resulta claro que las SAS llegaron para transformarse en el vehículo jurídico mas adecuado a la velocidad de los negocios de nuestro tiempo, los cuales requieren de un marco legal seguro, ágil, flexible y económico. En este sentido, un reciente estudio del Dr. BELLOCQ señala que desde la sanción de la LFE, la SAS fue la sociedad comercial más utilizada en Uruguay, por encima de las SA y SRL, siguiendo la tendencia mundial del resto de los países.[1] En base a lo anterior, se puede afirmar que las SAS se ha convertido en el tipo societario más adecuado para el desarrollo y ejecución de emprendimientos e inversiones en la actualidad en nuestro país. Esto nos lleva a preguntarnos, ¿qué rol van a tener las SRL en el futuro? A priori, parecería que las SAS estaría sustituyendo a las SRL, por las ventajas que apuntamos en el presente trabajo.

En segundo lugar, vemos que las SAS se ajustan perfectamente a las necesidades de las micro, pequenas y medianas empresas y para emprendedores, quienes muchas veces tienen ideas innovadoras para desarrollar, pero no cuentan con fondos suficiente para financiar el comienzo del negocio o “start up”. En este sentido, las SAS se ofrecen como un instrumento adecuado para iniciar el emprendimiento o negocio y posteriormente, una vez madurado, lograr captar financiacion con rondas de inversion para el ingreso de los comúnmente llamados “accioniestas capitalistas”.

Por último, vale recordar que las mipymes representan más del 90% de las empresas privadas en Uruguay, empleando alrededor de 67% de los trabajadores privados, contribuyendo cerca del 40% del Producto Bruto Interno.[2] En ese sentido, los parlamentarios deben procurar una legislación acorde para fomentar el desarrollo de emprendimientos a través de SAS que sirvan para alentar nuevas inversiones que generen empleos a lo largo y ancho del país, adaptando la normativa con los cambios tecnológicos. Sin duda, que con el paso del tiempo las SAS tendrán aspectos a mejorar para ajustarse a las nuevas TICs y negocios del futuro.


[1] BELLOCQ, Pedro, “LA SAS SE CONSOLIDA COMO EL TIPO SOCIETARIO PREFERIDO” en Hacer Empresa, disponible en: https://www.hacerempresa.uy/la-sas-se-consolida-como-el-tipo-societario-preferido/#:~:text=Como%20puede%20advertirse%2C%20en%202020,las%20SAS%20se%20fue%20consolidando.

[2] Arículo Presidencia Uruguay – Día Nacional de las Mipymes, disponible en: https://www.gub.uy/presidencia/comunicacion/noticias/30-junio-empresas-menos-100-empleados-son-1800-previo-pandemia

El imprescindible apoyo a las Pymes

By Noticias

Entender la caracterización empresarial en nuestro país, es fundamental. Sobre todo en momentos críticos, donde se deben canalizar apoyos con recursos escasos. 

En los últimos tiempos, el gobierno nacional ha anunciado diversas medidas para atender la emergencia económica de determinados sectores de actividad, afectados o muy afectados por la coyuntura. En particular, se han tomado medidas concretas para atender a las micro, pequeñas y medianas empresas. Al margen de la discusión de si es mucho o poco, a tiempo o no, el foco en este tipo de empresas es correcto y compartible. 

De a poroto engorda la gallina

Posiblemente seduzca la idea de concentrar energías y recursos para atraer megaproyectos de inversión, esos que con frecuencia se los menciona con posibilidad de “mover la aguja”, sin embargo, al analizar y entender el funcionamiento de la composición empresarial y el ecosistema emprendedor en Uruguay, deberíamos concluir que posiblemente, políticas públicas de apoyo a las llamadas micpymes logren acercarse más a impactos buscados: sostener y crear empleo. Claro que no es sencillo, porque se precisan medidas diseñadas con capacidad de impactar, no ya sobre un proyecto, sino sobre la sumatoria de un conjunto de empresas caracterizadas por la diversidad, pero también por las dificultades financieras actuales.

Economía MicPyme

La categorización de una unidad económica como micro, pequeña o mediana empresa, se determina (redacción dada por el decreto 504/07) en Uruguay, en función del número de personal ocupado juntamente con su facturación anual. Así, las microempresas son las que ocupan no más de cuatro personas y cuyas ventas anuales, no superan el equivalente a dos millones de unidades indexadas. Las pequeñas empresas son las que ocupan no más de diecinueve personas y cuyas ventas anuales, no superan el equivalente a diez millones de unidades indexadas. Y las medianas empresas son las que ocupan no más de noventa y nueve personas y cuyas ventas anuales, no superan el equivalente a setenta y cinco millones de unidades indexadas.

Según los últimos datos publicados de entidades cotizantes al BPS, existen 137.895 emprendimientos que emplean personal. De éstos, sólo 1.276 empresas emplean a más de cien personas. En otras palabras, las micpymes representan al 99% de las empresas en nuestro país, el 70% del total son microempresas.

Motores de empleo

En nuestro país algo más de seis de cada diez empleos cotizantes a la seguridad social son generados por las micpymes. Es más, casi el 40% de los empleos en Uruguay es generado en las micro y pequeñas empresas. Sin embargo, por su naturaleza, este tipo de empresas presenta altos niveles de vulnerabilidad económica, y por tanto, corren con esa tipificación de vulnerable, sus fuentes laborales. A nivel internacional sucede algo similar. Por ejemplo, en España el 65% del empleo es generado por el sector PYME y el promedio mundial es del 50%. Políticas públicas locales de analgesia financiera, son necesarias en esta coyuntura de excepción para evitar cierres. 

Hacia la recuperación sostenible

Diversos organismos del Estado han venido implementando una batería de medidas de apoyo, desde Uruguay XXI hasta la Agencia Nacional para el Desarrollo (ANDE). Pasando por suspensión de vencimientos y exoneraciones tributarias que implican ciertas renuncias para la DGI y BPS, y algo de oxígeno para las alicaídas pymes. 

Todo lo que simplifique burocracia y papeleos, no solo a nivel de organismos públicos sino también de grandes proveedores de servicios privados, la micpyme lo agradecerá. Recordar que si estos procedimientos son diseñados sin la empatía necesaria, el costo fijo o de oportunidad, de recorrerlos sera relativamente más cargoso para una micpyme que para grandes emprendimientos.

A nivel de gestión particular, los desafíos son múltiples. Es ciertamente complejo pretender pensar en clave de estrategia de futuro, cuando la emergencia te cuestiona la existencia.. Sin embargo, aquellos emprendimientos que logran sortear la coyuntura resilientes, indudablemente deben comenzar con el ejercicio de proyectarse hacia “el día después”. 

La incorpooración acelerada de tecnología en los procesos, canales digitales de ventas, profundización en el uso de medios de pago electrónicos, internacionalización con mercados regionales en la mira, estructura de financiamiento de corto y largo plazo, son todos elementos que hoy más que nunca deben estar sobre la mesa. 

Como sociedad, dotarnos de la convicción profunda de que micpymes saludables y ecosistemas de emprendedores activos, fortalecerán la ansiada recuperación económica, pero sobre todo, la creación de fuentes laborales y oportunidades  de desarrollo.

Bitcoin: demasiado grande para ignorarlo.

By Noticias

En el último tiempo, ha habido una progresión significativa en el trayecto del bitcoin en el mercado internacional, también con impacto local. 

Recordemos. Nacida en 2009 como la primera moneda descentralizada que funciona con tecnología blockchain (cadena de bloques). Inspirada en el control entre pares, se aleja de la emisión y administración de los bancos centrales de los diferentes Estados.  Con pretensiones de ser una moneda de aceptación global y eficiente, reduciendo tiempos y costos de transferencias. Una idea disruptiva que en un muy poco tiempo ha sacudido al establishment financiero mundial, que ya se encontraba sacudido por la crisis financiera del 2008. Una gran crisis de confianza sobre el funcionamiento del sistema financiero global. 

La semana del 20 de octubre de 2021, será recordada con un nuevo hito histórico en la trayectoria de BITCOIN y en el mundo de las criptomonedas en general. Luego del golpe provocado por las nuevas restricciones impuestas por el gobierno de China, recibió la bendición que le faltaba en los mercados. Se estrenó en Wall Street el primer ETF del BITCOIN llamado BITO. Esto ha marcado un hito en la historia de esta criptodivisa. La demanda acumulada por el primer fondo cotizado de Bitcoin en EE.UU, ha hecho que los activos de este vehículo de inversión superen los 1.000 millones de dólares en solo dos días. Además, provocó un notorio incremento en la cotización que alcanzó a tradearse en casi USD 67.000, todo un nuevo récord histórico. 

El ETF BITO no contiene realmente Bitcoin. Se trata de contratos de futuros, y con ello espera poder atraer más inversores interesados en Bitcoin sin la necesidad de operar directamente con criptomonedas. 

Hasta el momento exisitía una actitud de indiferencia y excepticismo sobre cómo tratar al fenómeno. ¿Qué cambió? Posiblemente el notorio incremento de su popularidad, la resistencia a las prohibiciones normativas y una cotización en alza han generado dimensiones poco previstas algunos años atrás y hoy es “demasiado grande para ser ignorado”.  Actualmente la capitalización de mercado del BITCOIN supera los 1,15 trillones de dólares. Si fuera una empresa, ocuparía el sexto lugar a nivel global.

Lo anterior se suma a la decisión de El Salavador, de ser el primer país en adoptar al Bitcoin como moneda de curso legal.  Esto quiere decir que cualquier agente puede atesorar o realizar pagos en dicha moneda, y que los negocios no pueden negarse a aceptarlo. 

Novedades por Uruguay

En nuestro país ya tenemos dos proyectos de ley que pretenden reconocer y regular a las criptomonedas o activos virtuales. Entre los motivos, se establece el potencial de nuestro país para potenciar una vertical basada en tecnología.

Además, el 1º de octubre de 2021, el BCU emitió un comunicado sugiriendo tener en cuenta que estos instrumentos no constituyen monedas de curso legal en Uruguay, como sí lo es el peso uruguayo, no fueron emitidos ni cuentan con el respaldo de ningún banco central.  Actualmente, la emisión y la comercialización de estos instrumentos no son actividades que se encuentren comprendidas dentro de la actuación del BCU y, por tanto, no están sujetas a regulación específica. Como consecuencia, quienes operen con estos instrumentos no les son abarcables las medidas de protección al usuario financiero prestadas por entidades reguladas y supervisadas por este Banco Central. Aclara además que algunos activos virtuales pueden estar expuestos a una gran volatilidad en su precio o cotización y pueden presentarse dificultades para su reconversión a pesos uruguayos u otras monedas. Las instituciones financieras no están obligadas a procesar transacciones asociadas a activos virtuales y los comercios no están obligados a aceptarlos como medio de pago.

De forma adicional, el BCU ha convocado a un grupo de trabajo abierto a espacialistas y allegados a la industria para nutrirse sobre los posibles cursos de acción.

Más allá de la ausencia de resoluciones concretas, queda claro que tambien por nuestro mercado, los tiempos de la indifirencia sobre las actividad de los criptoactivos empieza acabarse. 

Del futuro… ¿qué?

No es sencillo imaginar o proyectar el futuro en la materia, aunque podemos hacer ejercitar nuestra imaginación. Una de las principales criticas que se le hace al bitcoin es que carece de valor intrínseco, que nada lo respalda. Esto supone que otros activos que se utilizan como resguardo de valor o moneda de intercambio si tienen ese ansiado respaldo. ¿Cuál es el valor del oro? ¿Y los diamantes? ¿No son en definitiva invenciones de carácter humano, y su valor está asociado a escases, demanda y confianza? Y si en este ejericico de futuro algunas de estas caracteristicas desaparecen, también lo haría su valor de “respaldo”. ¿Y qué ocurrirá con las monedas de curso legal tradicionales? ¿Cuánta confianza genera el dólar? Los sucesivos gobiernos de EEUU han utilizado discrecionalmente la emisión monetaria desde la década del 70 a la explosión exponencial de nuestros días. Es claro que el valor ni la riqueza se generan imprimiendo billetes. ¿Será que amplios agentes seguirán confiando en activos que su valor dependa de la discrecionalidad de autoridades de turno? La superabundancia, que básicamente es lo que provoca la impresión de billetes descontrolada, ¿no es acaso debilidar la confianza y la escasez?

Podemos continuar analizando la realidad con lógicas del pasado, o condicionadas por statu quos, o podemos dar un paso más allá, y ejercitarnos para entender qué está ocurriendo y animarnos a esbozar qué futuro se está construyendo. 

Fuerte incremento en la recaudación de la Aduana durante 2021

By Noticias

La Dirección Nacional de Aduanas (DNA) o la “segunda caja” del Estado, recaudó durante todo el 2021, un 26% más en dólares estadounidenses que en igual período de 2020 y alcanzó los US$ 3.144 millones frente a los US$ 2.488 millones del año anterior.  

El incremento de la recaudación en pesos reales fue aún mayor: 42%.

Los datos surgen de la propia DNA, ajustados a través de la evolución del IPC con el objetivo de expresar el valor real.

La participación relativa de los diversos tributos recaudados por la DNA no se ha visto modificada en términos generales durante el 2021.

Tributo20212020
IVA42,84%42,64%
IVA ANTICIPO19,48%19,50%
TASA CONSULAR8,03%8,03%
IMADUNI -RECARGO11,57%11,82%
IMESI ANTICIPO7,16%6,82%
IRAE ANTICIPO5,70%6,06%
Otros5,22%5,13%
Total100%100%

La DNA es responsable de recaudar 36 tasas, impuestos o sus anticipos , gravámenes, certificados (en la mayoría de los casos para otros organismos) por tres regímenes: importación, exportación y mercadería en tránsito.

Pese a esa variedad de impuestos, tasas y gravámenes, la recaudación del organismo se encuentra muy concentrada. Los seis tributos expuestos representan el 95% de la recaudación total, tornando el resto de los 30 tributos distorsivos y de recaudación marginal.

“El año 2021 implicó la recuperación de las importaciones y con ello la recaudación del organismo. No se veían estos niveles de recaudación en dólares desde 2014” Cr. Marcos Soto, socio de la consultora CSC Uruguay.

Las importaciones totales de bienes alcanzaron los USD 8.232 millones (sin considerar petróleo y sus derivados, ni admisiones temporarias), lo que supuso un incremento de las compras definitivas al exterior de más del 30% en comparación con lo ocurrido durante 2020.

“Las importaciones, que son el principal disparador de la recaudación aduanera, se incrementaron de forma considerable . Observando la composición de las importaciones por origen se observa que Brasil fue con el 23% el principal origen, seguido de China con el 22%. En función de la realidad de acuerdos y tratamientos arancelarios, los bienes de origen China son la principal fuente de recaudación de la Aduana.“ aseguró Soto para #MonitorComex.

Sociedades BIC: Uruguay promueve a las Empresas B

By Noticias

El pasado 15/07/21 se aprobó en el parlamento el proyecto de ley que crea y regula las Sociedades de Beneficio e Interés Colectivo (Sociedades BIC).

¿Que son?

Las sociedades de beneficio e interés colectivo o también llamadas empresas de triple impacto, son aquellas que no solo agregan valor económico, sino que también añaden un valor social y medio ambiental generando un impacto positivo en la sociedad tanto a corto como en el largo plazo.  No son un nuevo tipo de sociedad, una sociedad BIC puede adoptar cualquier tipo de sociedad según la ley 16.060, ser una sociedad por acciones simplificadas según ley 19.820, así como ser un fideicomiso regulado por la ley 17.703. Lo que las diferencia es que en el contrato social se establece como objetivo el propósito de generar un impacto social y ambiental positivo verificable.  

¿Por qué es importante regular este tipo de sociedades?

Por un lado, como mecanismo para que como país nos adaptemos a las tendencias actuales que promueven el cuidado del medioambiente y el compromiso con la comunidad. Los consumidores son más exigentes con relación a estos puntos y buscan transparencia de información, y empresas con un compromiso con el entorno. La regulación de las BIC contribuye en este aspecto dando visibilidad a las empresas con este triple impacto.

Otro aspecto importante, es que este marco normativo protege al director o administrador de la empresa frente a los accionistas o socios de utilizar recursos no solo buscando el beneficio económico sino cumpliendo con los objetivos sociales y ambientales.

Por último, busca atraer a nuevos emprendedores motivados a ser un impacto positivo y facilita el acceso al financiamiento, ya que a nivel mundial y local hay financiación disponible para empresas que promueven estos valores.

Aspectos formales

Las sociedades que cumplan con las disposiciones BIC deben llevar en su denominación la expresión beneficio e interés colectivo o la abreviatura BIC.

Los administradores y fiduciarios tienen la obligación de realizar un reporte anual mediante el cual acrediten las acciones llevadas a cabo para lograr el cumplimiento del impacto positivo social y ambiental al cual se comprometieron en el contrato social.

Las sociedades ya establecidas tendrán la opción de adoptar este régimen, modificando en el contrato social el objeto de la empresa, incluyendo el propósito mencionado. Para esto se exige el voto favorable del 75% de los socios con derecho. Se establece un derecho al receso para aquellos socios que voten en contra.

Beneficios

Por ahora no se establecieron beneficios fiscales. Los beneficios asociados provienen de la propia sociedad que acoge con entusiasmo y prioriza estas iniciativas y otorga un marco legal que las protege.

Rosina Barreira

Recaudación de Aduana cayó un 19% en 2020

By #MonitorComex, Noticias

La Dirección Nacional de Aduanas (DNA) o la “segunda caja” del Estado, recaudó durante todo el 2020, un 19,31% menos en dólares estadounidenses que en igual período de 2019 y alcanzó los US$ 2.296 millones frente a los US$ 2.845 millones del año anterior.  

La caída de la recaudación en pesos reales fue apenas del 1,92%.

Los datos surgen de la propia DNA, ajustados a través del IPC con el objetivo de expresar el valor real.

La participación relativa de los diversos tributos recaudados por la DNA no se ha visto modificada en términos generales durante el 2020.

Tributo20192020
IVA41,55%42,64%
IVA ANTICIPO18,98%19,50%
TASA CONSULAR7,76%8,03%
IMADUNI -RECARGO12,73%11,82%
IMESI ANTICIPO6,88%6,82%
IRAE ANTICIPO6,79%6,06%
Otros5,30%5,13%
Total100%100%

La DNA es responsable de recaudar 36 tasas, impuestos o sus anticipos , gravámenes, certificados (en la mayoría de los casos para otros organismos) por tres regímenes: importación, exportación y mercadería en tránsito.

Pese a esa variedad de impuestos, tasas y gravámenes, la recaudación del organismo se encuentra muy concentrada. Los seis tributos expuestos representan el 95% de la recaudación total, tornando el resto de los 30 tributos distorsivos y de recaudación marginal.

“Durante los meses de mayor caída en la actividad producto de la pandemia, se tradujo en pronunciadas caídas en la recaudación” Cr. Marcos Soto, socio de la consultora CSC Uruguay.

Las importaciones totales de bienes alcanzaron los USD 6.332 millones (sin considerar petróleo y sus derivados, ni admisiones temporarias), lo que supuso una reducción de las compras al exterior del 3,9% en comparación con lo ocurrido durante 2019.

“Las importaciones, que son el principal disparador de la recaudación aduanera, cayeron aunque menos que la propia recaudación en dólares. Observando la composición de la disminución de las importaciones se observaron menores compras a China y EEUU, 11% y 9% respectivamente. Origenes con lo que no tenemos ningún tipo de preferencia arancelaria“ aseguró Soto para #MonitorComex.

Al analizar la diferencia de la caída en dólares y pesos uruguayos, es explicada «porque las importaciones son basicamente en dólares, y la moneda norteamericana tuvo un desempeño superior a la inflación durante el 2020, entonces es posible que medida en pesos la recaudación no se haya resentido tanto» complementó Soto.

En tiempo de COVID-19, importaciones de computadoras personales crecen un 26,7%

By #MonitorComex

Posiblemente impulsadas por el teletrabajo y la educación a distancia, importaciones de dispositivos tales como las computadoras portátiles se incrementaron un 26,7% medidas en dólares USA.

El comportamiento de este mercado en Uruguay es bastante peculiar, ya que el principal importador es el llamado Plan Ceibal. En lo que va del 2020 representó casi el 38% del total de las adquisiciones de este segmento en el exterior.

Por ello, y a efectos de eliminar la distorsión en las importaciones, en la comparación mes a mes que realizó el #MonitorComex de Cibils Soto Consultores, no se consideraron las compras realizadas por el Ceibal.

En lo que va del año se han importado más de 75.000 unidades de computadoras portátiles para el mercado interno. China es el principal origen con un 90% de las importaciones realizadas, seguidas por EEUU con un 8%.

Cabe recordar que las importaciones de estos bienes están sujetos a un arancel del 2% en Uruguay (si no es de origen MERCOSUR u otro mercado con prefencias arancelarias). Adicionalmente hay que agregar la tasa consular del 5% y el IVA al 22% y su adelanto al 10%.