Tag

Balanza Comercial archivos - CSC | Cibils Soto Consultores

Uruguay acumula déficit comercial con el MERCOSUR

By #MonitorComex

En momentos en que comienza la cumbre de Presidentes del MERCOSUR, y que el bloque parece activarse en su estrategia de inserción internacional, analizamos el comportamiento del comercio entre Uruguay y sus socios comerciales.

Nuestro país acumula un déficit comercial de USD 360 millones con los países del MERCOSUR en los primeros 6 meses del año. Esta situación abierta por país refleja saldos negativos con Argentina (USD 240 millones) y Brasil (USD 145 millones) y saldo positivo con Paraguay (USD 25 millones).

El volumen de negocios comerciales totales (sumado exportaciones e importaciones alcanza los USD 1.945 millones, en el primer semestre de 2019.

Al comparar el intercambio comercial con igual período del año anterior encontramos una retracción en el volumen total de operaciones del 6,5%, ya que las exportaciones al bloque sumadas a las importaciones sumaban USD 2.081 millones.

Sin embargo, hubo una fuerte mejora en el saldo comercial si tomamos en cuenta que el déficit del primer semestre de 2018 fue de USD 448 millones.

Existió una mejora de saldo con todos los países principalmente por caídas en las importaciones. En 2019 se han reducido las compras al bloque en USD 110 millones.

«A pesar de este escenario de mejora en el saldo comercial, continuamos acumulando un fuerte déficit, lo que desnuda de algún modo la vigencia de las asimetrías entre los países. A la vez la mejora se da principalmente por reducciones en las importaciones (no por incremento de exportaciones), lo que podría no ser del todo saludable. Uruguay debe trabajar estos temas en agenda del bloque, con el objetivo de equilibrar el intercambio comercial», comentó el Cr. Marcos Soto socio de la consultora CSC Uruguay.

Deficit comercial alcanza los USD 955 millones

By #MonitorComex

El saldo comercial cerrado a setiembre ha sufrido un fuerte deterioro si se lo compara con el saldo comercial del mismo período del año anterior.

Las exportaciones acumuladas en los primeros nueve meses del año alcanzan los USD 5.760 millones (sin considerar las ventas desde zonas francas al exterior) mientras que las importaciones acumuladas durante este año ascienden a USD 6.715 millones, generando un déficit comercial de casi USD 1.000 millones.

Este resultado implica un incremento del deficit comercial de 728% en comparación con igual período del 2017. A esta altura del año anterior las exportaciones ascendían a USD 5.990 millones y las importaciones USD 6.105 millones, generando un déficit comercial de USD 155 millones.

Los magros resultados del 2018 son la resultante del doble efecto de caídas en las exportaciones e incremento en las compras al exterior. El descenso de las ventas es del orden del 4% mientras que el incremento de las importaciones es del 10%.

El comportamiento de varios rubros explican estos resultados. Las caídas en las exportaciones de soja resultan materiales. Solo en el mes de setiembre caen USD 100 millones en comparación con igual mes del año anterior, y acumula una retracción de más de USD 600 millones. Por tanto, sin el efecto soja, las exportaciones hubieran mostrado evolución positiva. Otros rubros que encuentran freno, a pesar de presentar acumulación positiva en lo que va del año, son las exportaciones de ganado en pie que se han reducido a prácticamente cero en setiembre.

Por el lado de las importaciones, el incremento es multi-factorial. De todos modos se destaca las mayores compras de petróleo con un incremento de USD 300 millones aproximadamente, incrementos en importaciones de maíz (USD 62 millones), carne bovina  (USD 30 millones) y cebada (USD 10 millones).

«La retracción en las exportaciones es un dato preocupante por su incidencia en el conjunto de la economía. En cifras acumuladas aún no se visualiza un deterioro del todo significativo por los buenos resultados del primer semestre. Sin embargo, estos últimos meses han implicado un enlentecimiento de algunos rubros relevantes y un deterioro acentuado del contexto internacional con el que Uruguay opera. De todos modos, aún no se visualiza un efecto nocivo vinculado a las exportaciones a la República Argentina por ejemplo. Sin embargo, compras de este país a Brasil se desplomaron en Setiembre, y puede ser un antecedente indicativo a tener en cuenta» afirmó el Cr. Marcos Soto, socio de la consultora CSC.

Balanza comercial se deteriora en primer semestre

By #MonitorComex

El saldo de la balanza comercial de nuestro país se deterioró en el primer semestre de 2018 en comparación con igual período de 2017.

Si bien las exportaciones suman aproximadamente la misma cifra, las importaciones crecieron a un ritmo mayor cercano al 10%.

El deficit comercial de bienes se multiplicó por seis, pasando de USD 82 millones a USD 493 millones. Esto sin considerar las exportaciones desde las zonas francas (que en el período, a fuerza de demanda de celulosa han sido relevantes), pero sí considerando las exportaciones realizadas desde territorio no franco a esas zonas y las ventas de energía eléctrica al exterior.

«Los deficit de balanza comercial no son buenos ni malos per sé. Hay que analizar su composición, su evolución y en conjunto con los saldos de balanza de pagos» opinó el Contador Marcos Soto, socio de la consultora CSC.

Si analizamos los primeros semestres de años anteriores teníamos incluso un deficit comercial mucho más pronunciado. Eran épocas de fuerte inversión en parques eólicos donde los equipos en su mayoría eran de origen extranjero. Por tanto, una economía que no se caracteriza por la producción de bienes de capital, debe adquirirlos en el exterior. Importaciones de esos rubros, que son agravantes del deficit comercial, en algún punto son saludables porque implica formación bruta de capital, inversión, que queda en el País. Esa situación ha cambiado.

«Si comparamos con el primer semestre de 2014, las importaciones de tractores se han desplomado un 62%, la de maquinarias cosechadoras y similares un 67%, y las adquisiciones de equipo de generación eléctrica han tendido a desaparecer» agregó Soto.

Las importaciones del período marcan un incremento, principalmente por el aumento del precio promedio de importación del barril de petróleo. Durante este período del año pasado ANCAP llegó a comprar petróleo en mínimos de USD 54 por barril, y en este año ha llegado a pagar hasta USD 80 por barril. De cualquier modo, se mantiene firme la demanda de vehículos y sobretodo lo que tiene que ver con dispositivos de telefonía móvil que incluso aumentan. Completan los cinco principales rubros importados, las autopartes y los medicamentos.

En el otro platillo de la balanza, el de las exportaciones, esta sufriendo notoriamente una de las peores cosechas de soja. Por su zafralidad, a esta altura en años anteriores, al menos desde el 2013, era el principal bien de exportación representando entre el 20% y 25% del total exportado. En este primer semestre, la soja apenas representa el 9% de las exportaciones, y si comparamos con el año 2014 las ventas de este rubro caen un 70% y un 52% versus igual período del año anterior, ocupando el tercer lugar de principales productos exportados. Esa lista la lidera la carne bovina, le sigue la madera y sus derivados, en cuarto lugar lo ocupan las exportaciones de arroz y en quinto lugar los lácteos.